top of page
  • Foto del escritorRedacción Coterránea

El desafío de la seguridad en las obras privadas

Las obras privadas enfrentan un desafío inminente con la entrada en vigor de la regulación de horarios para los trabajadores. En este contexto, resulta esencial examinar la perspectiva de las empresas encargadas de estas tareas y los protocolos que deben seguirse para salvaguardar la seguridad de los trabajadores. Descubre por qué esta medida es urgente y cómo la falta de conciencia sobre la importancia de la seguridad en obras puede poner en riesgo a los trabajadores.

 

La nueva regulación de horarios para los trabajadores en obras privadas obliga a analizar la importancia de la seguridad en las obras. Ciertas situaciones particulares evidencian la necesidad de recordar la importancia en garantizar la protección de los trabajadores en obras de mantenimiento o rehabilitación de comunidades o edificios. Podemos mencionar los protocolos estipulados para el tratamiento de materiales peligrosos, la reducción de horarios diarios de trabajo permitidos y la realización de descuelgues para intervenciones, aspectos que suelen desestimarse en los presupuestos de obra.


Debido a que la construcción es una actividad inherentemente peligrosa, con una variedad de riesgos potenciales que van desde caídas desde alturas, exposición a sustancias tóxicas, golpes por objetos o maquinaria, hasta condiciones ambientales adversas como temperaturas extremas, existen regulaciones específicas destinadas a salvaguardar la seguridad y salud de los trabajadores en este ámbito. En obras de mantenimiento o rehabilitación de comunidades o edificios, la presencia de materiales como la uralita o el amianto plantea un desafío importante en términos de seguridad laboral. Para garantizar la protección de los trabajadores, es fundamental que se respete un protocolo riguroso que incluya la identificación y manejo adecuado de estos materiales, siguiendo las pautas establecidas por las autoridades competentes. En España, existe un decreto que establece las disposiciones mínimas de seguridad y salud aplicables a los trabajos con riesgo de exposición al amianto. El decreto estipula el equipo a utilizar, el tiempo de utilización continuado del equipo, el descanso mínimo entre dos usos consecutivos y un número de usos del equipo en una jornada laboral. A modo de ejemplo: Equipos aislantes de aire comprimido a ser utilizados ≤ 120 min. Al tratarse de un trabajo ligero o medio, el tiempo estipulado permitido es de 30 a 45 min., y establece 2 descansos. La falta de cumplimiento de este protocolo podría exponer a los trabajadores a riesgos graves para su salud.


Otro aspecto que merece atención en el ámbito de las obras de mantenimiento o rehabilitación son los horarios de trabajo extendidos. En ocasiones, los plazos ajustados y las presiones para finalizar los proyectos pueden llevar a una prolongación excesiva de las jornadas laborales, lo cual puede afectar negativamente la salud y el bienestar de los trabajadores. En Europa se ha emitido un decreto que ha introducido medidas adicionales para proteger a los trabajadores expuestos a temperaturas extremas en el trabajo al aire libre. Estas normativas abarcan aspectos como la correcta utilización de equipos de protección personal, la implementación de medidas de prevención de riesgos laborales, la capacitación adecuada para los trabajadores y la adopción de prácticas seguras en todas las etapas de la obra. De esta manera, las empresas se van a ver obligadas a revisar sus protocolos de prevención para incluir las temperaturas extremas, debiendo tener en cuenta también, en dicha evaluación, tanto las características individuales de las personas trabajadoras como las de las tareas que se desarrollan.


Además, en ciertos casos, las obras de mantenimiento o rehabilitación pueden requerir descuelgues para llevar a cabo intervenciones en fachadas o estructuras elevadas. Estas tareas implican riesgos adicionales que deben ser abordados de manera adecuada para proteger la integridad de los trabajadores. En Europa existe un decreto que regula los trabajos de escaleras de mano, andamios y trabajos con técnicas de acceso y posicionamiento mediante cuerdas o Trabajos Verticales. Es esencial que se respete este protocolo de seguridad que incluye el uso de equipos de protección adecuados, capacitación especializada y supervisión constante durante la realización de los trabajos en altura.


En este contexto, resulta imprescindible examinar la perspectiva de las empresas encargadas de las obras de mantenimiento o rehabilitación. Es fundamental que exista transparencia en los presupuestos de obra, donde se contemplen de manera clara y detallada los aspectos relacionados con la seguridad laboral. Los propietarios, a su vez, deben exigir y valorar la implementación de medidas de seguridad apropiadas por parte de estas empresas, priorizando la protección de los trabajadores por encima de cualquier consideración de tiempo o coste. Es fundamental comprender que la seguridad en las obras privadas no puede ser una cuestión opcional o sujeta a discreción. Las regulaciones existen precisamente para garantizar un entorno laboral seguro y proteger la integridad de los trabajadores. No se trata solo de cumplir con la ley, sino de actuar con conciencia y responsabilidad hacia aquellos que contribuyen con su esfuerzo a la construcción de edificios y estructuras.

Promover una cultura de seguridad en las obras privadas implica cambiar la mentalidad y priorizar el bienestar de los trabajadores por encima de cualquier consideración de tiempo o coste. Esto implica no solo cumplir con las regulaciones vigentes, sino también ir más allá y adoptar medidas proactivas para prevenir accidentes y proteger la salud de los trabajadores. Esto exige la identificación y evaluación de riesgos, la implementación de planes de seguridad adecuados, la formación continua del personal y la supervisión constante para garantizar el cumplimiento de las medidas de seguridad en todo momento.


En conclusión, la seguridad en obras de mantenimiento o rehabilitación de comunidades es un tema de vital importancia que requiere atención y acción inmediata. Es fundamental abordar situaciones particulares que evidencian la necesidad de garantizar la protección de los trabajadores, como el tratamiento de materiales peligrosos, los horarios de trabajo extendidos y los descuelgues para intervenciones. Las empresas responsables de estas obras deben asumir la responsabilidad de implementar protocolos de seguridad rigurosos, mientras que los propietarios deben exigir transparencia y priorizar la seguridad de los trabajadores en cualquier proyecto de obra. Solo a través de un compromiso conjunto se podrá lograr un entorno laboral seguro y protegido para todos los involucrados en estas tareas.


25 visualizaciones0 comentarios
bottom of page